La llegada al hogar

Antes de la llegada del perro a tu hogar, platica con los demás miembros de tu familia sobre los roles de cada uno para cuidarlo; programen a los responsables de las diferentes tareas como alimentarlo, sacarlo a pasear, limpiar sus desechos, etc.

Durante los primeros días trata de hacerle compañía el mayor tiempo posible y tener mucha paciencia hasta que se sienta realmente en casa. También es necesario que platiquen en familia cuáles serán las reglas con el perro, a qué lugares tendrá acceso y a cuáles no. Es importante que lleguen a un acuerdo y respeten esas decisiones.


Una vez que hayan definido los roles, prepara su collar con una placa de identificación con el nombre de tu perro y todos los datos de contacto de tu familia.

Si cuentas con niños en casa, recuerda que es verdad que un perro puede ser el mejor compañero y amigo de un niño si al perro se le enseña cómo jugar adecuadamente con el infante. Los juegos entre niños y perros deben ser supervisados en todo momento por un adulto, hasta estar completamente seguros que hay entendimiento y un lazo afectivo entre ellos. La mayoría de los perros son leales y fieles compañeros, pero si tu perro no está acostumbrado a los niños, deberán ser presentados y vigilados hasta que el perro se sienta cómodo en su presencia.

CONTENIDO