Un cachorro sociable

El período de socialización coincide con importantes cambios en el desarrollo y madurez del sistema nervioso, y es cuando los cachorros empiezan a aprender sobre el medio ambiente, y de manera importante, empieza a convivir con sus hermanos de camada, con su madre y con los humanos y otros animales en su entorno. El juego social y la exploración se vuelven parte importante de sus actividades, empiezan a brotar los dientes y a probar los alimentos sólidos por primera vez.


Esta etapa se caracteriza por la natural búsqueda de objetos desconocidos y particularmente aquellos en movimiento, incluyendo otros perros, animales y seres humanos. En esta etapa pueden aparecer los comportamientos típicos de dominancia y subordinación que se experimentan durante el juego, lo que les permite aprender los diferentes escalones en la estructura social para su vida adulta. Las primeras semanas en esta etapa son críticas y es cuando pequeñas experiencias pueden tener un efecto duradero en su comportamiento de por vida, y por ello la importancia de dejar que los cachorros se retiren de la camada hasta una vez concluido este proceso alrededor de las 10 semanas de edad.

CONTENIDO